martes, 26 de marzo de 2013

ACTITUDES DE LOS FARMACEUTICOS HACIA LA ENFERMEDAD MENTAL Y LA ATENCIÓN FARMACEÚTICA A LOS ENFERMOS MENTALES


Díaz Martínez, Marta y Martínez Sánchez, Ester María.
Estudiantes de 5º de farmacia de UMH.


Los farmacéuticos pueden jugar un papel importante en el cuidado de las personas con enfermedades mentales. Se ha comprobado que una actitud positiva por parte de los farmacéuticos ayuda a mejorar la adherencia al tratamiento.


El objetivo del estudio es detallar las actitudes de los farmacéuticos de Alabama hacia la enfermedad mental y proveerlos de los cuidados profesionales necesarios. Además, descubrir la asociación entre los factores demográficos y las actitudes hacia los enfermos mentales y la predisposición a proveer de cuidados farmacéuticos a los pacientes.


Para llevar a cabo el estudio se realizó una encuesta dividida en tres secciones:

-          Sección 1: recopila la información demográfica (género, edad, raza, trabajo, experiencia…) referente a los farmacéuticos participantes.

-          Sección 2: estudia las actitudes hacia las enfermedades mentales mediante 11 cuestiones tipo Likert. Las respuestas podían ser totalmente de acuerdo, de acuerdo, en desacuerdo y totalmente desacuerdo.

-          Sección 3: actitudes hacia la provisión de cuidados farmacéuticos a los enfermos mentales. Las respuestas podían ser mucho, bastantes, neutral, poco y muy poco.

Los datos fueron analizados utilizando prueba la Chi-2, empleando el programa estadístico SPSS12.0.0.


Participaron 187 farmacéuticos, los cuales respondieron todas las preguntas de la sección 1 y 2 pero el 22% no respondió a las cuestiones de la sección 3.

-          Sección 1: la mayoría de los participantes eran mujeres blancas, licenciadas. Un tercio de los participantes creen que sus opiniones sobre las enfermedades mentales afectan a sus habilidades parta el cuidado de los enfermos.

-          Sección 2: en general, los participantes tienen una actitud positiva hacia los enfermos mentales. La mayoría no cree que se les puede reconocer a simple vista, que no sean inteligentes y que no cuiden su aspecto.

-          Sección 3: la mayoría de las respuestas son neutrales con una tendencia hacia mucho o bastante. Un ejemplo de pregunta es: ¿Qué confianza tiene en la obtención de la historia farmacológica?


En general, los farmacéuticos expresan una actitud positiva y sin prejuicios hacia los enfermos mentales tal y como ya se concluye en estudios anteriores. Un inesperado hallazgo fue que no encontraron una asociación entre la existencia de una persona con enfermedad mental cercana y la actitud hacia el paciente. No se encuentran muchas asociaciones entre los factores demográficos y las actitudes hacia el cuidado farmacéutico a estos enfermos.


Las limitaciones del estudio son: no aleatorización de la muestra, pequeño número de sujetos consultados, no se separa a los enfermos por los distintos tipos de enfermedades mentales (no es lo mismo un paciente con esquizofrenia que uno con depresión). No se realizó una validación previa, la existencia de muchas respuestas “neutras” en la sección 3 puede indicar dificultades con estas cuestiones.



ANÁLISIS CRÍTICO:


Pensamos que es un estudio interesante para conocer la relación entre una buena atención farmacéutica y la adherencia al tratamiento por parte del paciente.


Consideramos que este estudio no se puede extrapolar a todo la población ya que no posee un número de participantes suficientemente grande, no está aleatorizado, no tiene en cuenta los distintos tipos de enfermedades y la validación del mismo no está detallada. No obstante es un trabajo exploratorio que nos permite abordar un la predisposición de los farmacéuticos hacia la salud mental.


Si esta encuesta se realizase en España posiblemente se obtendrían unos resultados similares aunque con pequeñas variaciones por ejemplo, pensamos que los estudiantes y profesionales tienen más prejuicios ante esta enfermedad. Además, la actividad del farmacéutico se infravalora y puede ser una causa de menor confianza del profesional que puede llevar a una menor atención farmacéutica. El farmacéutico debería formar parte del equipo multidisciplinar, ya que la medicación es una herramienta fundamental a la hora del tratamiento, los pacientes psiquiátricos están generalmente polimedicados y es frecuente el uso de dosis elevada, además la coexistencia de patologías “somáticas” dificulta el uso seguro de los medicamentos.



REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:


Cates ME, Burton AR, Woolley TW. Attitudes of Pharmacists Toward Mental Illness and Providing Pharmaceutical Care to the Mentally III. Ann Pharmacother 2005;39:1450-5.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...